913 092 205 | herbolariosusalud@gmail.com | Horario de Atención: L - V de 11h a 14h y 16h a 19h | Envíos gratis a partir de 50€
Variedad de Aceites y Vinagres de primera calidad. Te ofrecemos una completa gama de productos al mejor precio. Compra Aceite y Vinagre al mejor precio.
Categoria de Aceites y Vinagres
Filtrar

 

El vinagre es uno de esos descubrimientos naturales que los humanos aprendieron a imitar cuando se dieron cuenta de que el vino, al entrar en contacto con el oxígeno durante varios meses, pasaba por todo un proceso de oxidación y se “avinagraba”. Pero, lejos de estar malo, servía para otros usos en la cocina, así que empezaron a imitar el proceso.

Diez tipos de vinagre con sus respectivos usos culinarios

1. Vinagre de vino

Es el más común, comercial y conocido, se diría que el origen, pues, en sus primeros tiempos, surgió al agriarse el vino normal y corriente. Luego, como adelantábamos, ya se empezó a mejorar el proceso natural para que tuviera mayor calidad haciendo una segunda fermentación del vino y apartándolo una vez se separa el ácido acético.

2. Vinagre blanco

Paradójicamente, no se obtiene de la maduración del vino blanco sino de la fermentación del jugo de la remolacha, gracias a la labor de las bacterias del vinagre. Se puede emplear en casi cualquier receta con carnes para ablandarlas o para la conservación de las materias primas, por ejemplo, en escabeches, vinagretas, salpicones y encurtidos.

3. Vinagre de Jerez

Es el que se elabora a partir de los vinos generosos del marco de Jerez, en Cádiz.

4. Vinagre o aceto balsámico

Es uno de los vinagres más complejos de resumir porque, como el auténtico es muy caro por los más de 12 años (o de 25) que tiene de maduración, suelen comercializarse muchas imitaciones que hay que aprender a distinguir.

5. Vinagres de frutas

Se puede obtener vinagre de toda fermentación de zumos naturales de frutas, léase de mango, de frambuesa, de higo o de piña, ideales para ensaladas.

6. Vinagre de manzana o de sidra

Se obtiene directamente de la fermentación de la sidra, por eso tiene ese regusto picante tan lógico viniendo de la manzana. Su sabor es fuerte y pega muy bien como aliño de ensaladas e incluso mariscos y pescados.

7. Vinagre de Arroz

Se obtiene de la fermentación y descomposición del arroz y se utiliza normalmente en la cocina asiática, en sushi o ensaladas de algas, verduras al vapor o legumbres, por el toque especial que le da su sabor suave y agridulce

8. Vinagre de malta

Donde no había vid, se tiraba de los cereales, léase la cebada, que, como es previsible, arroja aromas y sabores amargos e intensos, perfectos para quesos. De hecho, en Alemania hacen directamente vinagre de cerveza para salsas y carnes grasientas.

9. Vinagre de miel

Sí, de la fermentación de la miel de abeja también es posible extraer vinagre, puesto que tiene azúcar; si bien, es más habitual para elaborar postres y siropes que para el día a día en una cocina.

10. Vinagre de coco

¿Puede salir algo ácido de algo tan grasiento como el coco? Sí, solo hay que tener paciencia y tiempo para que vaya madurando y dé aquel vinagre tan típico tailandés que es el único lechoso y le aporta ese gusto entre agrio y dulce a sus elaboraciones de verduras, pescados y mariscos.

Categoria_Movil

Marca_Movil

×
×

Carrito