Ana Maria Lajusticia ha diseñado su línea de productos basándose en tres principios: que aporten los nutrientes que los alimentos deberían aportar y no aportan, ayudar a que la actividad química de nuestros cuerpos funcione lo más correctamente posible y que estén al alcance de todos los presupuestos económicos.